Blogia
El Rey Sol

El disciplinamiento de la nobleza

Luis XIV buscó la expansión militar de Francia y estuvo en guerra durante todo su reinado, el más prolongado de la historia de Europa. Combatió incansablemente contra los Habsburgo y, finalmente, consiguió que su nieto, Felipe V de Borbón, ocupara el trono español.

La experiencia de los levantamientos contra el absolutismo en los años de su regencia lo convenció de la necesidad de mantener a la nobleza bajo control. Para eso, construyó el gran palacio de Versalles, en las afueras de París, destinado a albergar a su corte con todos los lujos y comodidades. La alta nobleza fue instalada allí y se la desvinculó de sus funciones en la administración del Estado para impedir que protagonizara nuevas revueltas contra el rey.  Los nuevos servicios que debía al Estado consistían en concurrir al ceremonial cotidiano de la corte, los innumerables bailes, funciones de teatro y espectáculos recreativos planificados para la exaltación del rey y para el ocio cortesano. Con el propósito de animar la corte, Luis XIV patrocinó a numerosos escritores, músicos y artistas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

soledad firpo -

Es impresionante el palacio de Versalles un lujo vivi ahi ehh ! jaja
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Eisbruch V. Karina -

Yo creo que Luis XIV fue un estratega magnífico. En el sentido que cuando observó la discordia que tenían los nobles comenzó, primero, con la construcción del palacio de Versalles donde vivieron con todos los lujos para que de a poco y sin que se dieran cuenta despojarlos de sus actividades administrativas.
Además las fiestas que realizaba desviaban la atención de los mismos de sus actividades cotidianas. Si los hacían pasar un buen momento, iban a estar conformes y los motivos para oponerse al rey disminuirían
Por eso pienso que Luis XIV tenía tácticas muy buenas y siempre estaba al tanto de todos los detalles.

Villa,Evelyn -

Luis XIV, llamado el Rey Sol; Saint-Germaine-en-Laye, Francia, 1638-Versalles, id., 1715) Rey de Francia (1643-1715). Primogénito de Luis XIII y Ana de Austria, quien influyó decisivamente en su carácter y fue, al parecer, la responsable de su mediocre instrucción («Ni siquiera le enseñaron a leer y escribir correctamente», afirmaba el duque de Saint-Simon en sus memorias), subió al trono cuando tenía cinco años y durante su infancia reinó bajo la tutela de su madre y el gobierno de Mazarino.

Al morir éste, en 1661, asumió por completo sus funciones regias; de su padre había heredado el prurito de su grandeza y la idea del carácter divino de su poder. Un año antes, en 1660 había contraído matrimonio con la infanta española María Teresa, lo cual no le impidió tener varias amantes, entre ellas La Vallière, Montespan y Madame de Maintenon, con quien, tras enviudar, casó en secreto en 1680.

Instalado primero en Saint-Germain y más tarde en el imponente marco del palacio de Versalles, se rodeó de dóciles cortesanos, redujo a la nobleza, restó poder al Parlamento y el clero y centralizó la Administración pública mediante un complejo aparato burocrático.

Su ministro de Finanzas, Colbert, fue el artífice de la organización administrativa del Estado monárquico. Para hacer frente a los ingentes gastos de la corte, el rey controló la producción agraria y manufacturera y el comercio exterior, y aplicó una dura política impositiva. Todas las fuentes de recursos fueron orientadas hacia la hacienda pública. Al mismo tiempo, sus ministros Louvois y Le Tellier se ocuparon de reorganizar el ejército en un cuerpo regular, y Vauban, de construir un sistema defensivo basado en nuevas fortificaciones.

En el interior, la política del monarca se basó en la consolidación del absolutismo, identificando a la monarquía con el Estado. En el exterior, su máxima preocupación fue mantener el prestigio de Francia, por lo cual entró en la guerra de Devolución (1667-1668), sobre la base de los derechos que le correspondían a su esposa sobre Flandes, obteniendo Lille, y en la guerra de los Países Bajos (1672-1679), que afianzó la hegemonía francesa en Europa.
Su sueño de crear un bloque francoespañol bajo el dominio borbónico que terminara con el poder de los Habsburgo, principales rivales de Francia en Europa, desembocó en la guerra de Sucesión española (1700-1714), con motivo de la instauración de Felipe V, nieto de Luis XIV, en el trono español. Frente a sus aspiraciones se formó la Gran Alianza, integrada por Gran Bretaña, los Países Bajos y el Imperio Austríaco, que apoyaban las pretensiones del candidato Carlos de Austria al trono español. Tras un desarrollo incierto, el conflicto se resolvió con la aceptación de Felipe V por las demás potencias en los tratados de Utrecht (1713) y Rastadt (1714), aunque buena parte de los territorios españoles en Europa pasaron en compensación a su oponente, convertido en el emperador Carlos VI. Además, en dichos tratados se preveía la unificación de los reinos de España y Francia bajo la misma Corona.

Las ambiciones hegemónicas de Luis lo llevaron también a defender la autonomía de la Iglesia francesa frente al Vaticano y a afirmar su autoridad en el terreno religioso. Sus choques con el Papado no fueron obstáculo para que protegiera a los católicos y reprimiera a sus enemigos, quietistas, jansenistas y hugonotes. El enorme despliegue militar realizado ocasionó unos gastos exorbitantes que, sumados a los derivados del boato de la corte, fueron una de las causas que llevaron a una aguda crisis económica.

El final de su reinado estuvo marcado por los primeros síntomas de decadencia del régimen y de la corte, el declive de la hegemonía francesa en el continente, el fracaso de su política colonial y el inquietante malestar social surgido de las hambrunas que padecía el pueblo bajo. Sin embargo, el monarca, llamado vicediós por el obispo Godeau, siguió fiel a sí mismo y confiado hasta el día de su muerte en su voluntad como único motor de la vida del reino y de sus súbditos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres